«¿Cuál es el secreto detrás de la riqueza de Qatar?»

Qatar: La Transformación de un Desierto en un Prodigio del Golfo Pérsico

Situado en el Golfo Pérsico, Qatar es un país pequeño, con una extensión de poco más de 10.000 km², aproximadamente la mitad de El Salvador o siete veces más pequeño que Panamá. Sin embargo, su tamaño reducido contrasta significativamente con su influencia y riqueza actuales.

De la Pobreza a la Riqueza: El Punto de Partida

Cuando Qatar obtuvo su independencia del Reino Unido en 1971, era un territorio remoto y pobre. La península, dominada por el desierto y con temperaturas que en verano superan los 50°C, era sin duda uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra. En aquellos años, Qatar estaba entre los territorios más pobres del imperio británico.

No obstante, hoy en día, el escenario ha cambiado drásticamente. Qatar es el país más rico del mundo, con una renta per cápita real que supera los 125,000 dólares, lo que representa casi tres veces más que la de Francia y cinco veces más que la de Chile. Esta transformación, sorprendentemente rápida, ha convertido a Qatar en una «Caja Fuerte del Tío Gilito» donde la prosperidad es la norma.

Un País de Contrastes y Ostentación

La capital, Doha, refleja este crecimiento extravagante a través de su despliegue de rascacielos, centros comerciales y automóviles de lujo. Podríamos describir a Doha como una mezcla entre Mónaco y Las Vegas, pero sin juego ni alcohol. Todo es ostentoso, enorme y brillante.

Durante este cambio, Qatar también ha evolucionado en términos de apertura y modernización. Pasó de ser un refugio para predicadores fundamentalistas islámicos a tal vez el país más abierto de Oriente Medio, con la excepción de Dubái. En Doha, es posible encontrar universidades internacionales y complejos religiosos que incluyen iglesias protestantes, ortodoxas y católicas.

La Bendición del Gas Natural Licuado (GNL)

El principal motor de este cambio ha sido la explotación de sus recursos naturales, en particular, el gas natural. Los yacimientos de petróleo de Qatar se descubrieron en la década de los 40, pero no fue hasta los 70 cuando la Shell encontró el gran tesoro del país: el «Campo Norte», el mayor yacimiento de gas natural del mundo. Sin embargo, inicialmente, el gas natural no valía mucho ya que solo podía ser transportado por gasoductos.

La verdadera transformación comenzó en 1995 cuando Hamad bin Khalifa al-Thani, recién llegado al poder tras un golpe de estado, decidió apostar por la tecnología de licuefacción. Esta tecnología permitía convertir el gas natural en líquido para transportarlo en barcos, como el petróleo. Con inversiones masivas para desarrollar esta tecnología, Qatar se convirtió en el mayor exportador mundial de GNL.

Gestión e Inversiones: La Fórmula del Éxito

Además de disponer de ricos recursos naturales, Qatar ha sabido gestionar e invertir sabiamente las enormes cantidades de dinero generadas. Este enfoque le permitió evitar el destino de otros países ricos en recursos pero pobres en gestión, como Venezuela o Angola. Qatar estableció la «Autoridad de Inversiones de Qatar», un fondo de riqueza soberano que hoy cuenta con más de 330,000 millones de dólares.

Este fondo ha realizado inversiones monumentales tanto dentro como fuera del país. Desde proyectos inmobiliarios en Manhattan hasta importantes participaciones en multinacionales como Volkswagen, Iberdrola, Barclays Bank, y Shell, Qatar ha destinado recursos para asegurar su prosperidad futura.

Internamente, se han invertido miles de millones en infraestructuras, universidades y centros financieros, con la intención de que estas inversiones suplan los ingresos del petróleo y el gas natural en el futuro.

Estratégica Influencia Internacional

Desde su llegada al poder, Hamad bin Khalifa al-Thani también tuvo claro que Qatar debía aumentar su peso internacional. Con la invasión de Kuwait por Irak en mente, vio la necesidad de establecer alianzas estratégicas para proteger la independencia del país. Una de estas alianzas fue con Estados Unidos, cuando en 2003 ofreció construir bases militares para sus tropas, convirtiendo a Qatar en un aliado fundamental en la región.

Además, lanzó Al Jazeera, una cadena de noticias que rápidamente ganó influencia y presencia global. También mantuvo una activa política exterior apoyando los movimientos de las «primaveras árabes» y estrechando lazos con países como Irán y Turquía.

El Bloqueo y Sus Impactos

Sin embargo, esta proactiva política exterior irritó a sus vecinos, especialmente a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que en junio de 2017 impusieron un bloqueo a Qatar acusándolo de apoyar a grupos fundamentalistas y terroristas. Aunque este bloqueo buscaba poner fin a la estrategia internacional de Qatar, ha sido en gran medida un fracaso.

Lejos de debilitarse, Qatar ha mostrado resiliencia, fortaleciendo sus lazos con Turquía e Irán y anunciando planes de apertura económica para atraer más inversiones extranjeras y facilitar la obtención de residencia permanente.

Desafíos y Futuro

A pesar de todos estos logros, Qatar aún enfrenta desafíos significativos. Las condiciones laborales de los trabajadores extranjeros, la situación de la mujer y la falta de democracia son problemas que no se pueden ignorar. Además, su modelo económico, dominado por el gobierno en lugar del sector privado, aún debe demostrar que puede ser sostenible a largo plazo, especialmente cuando se compara con el éxito de Dubái en la región.

Qatar ha recorrido un largo camino desde su humilde y desértico origen hasta convertirse en uno de los países más ricos y estratégicamente influyentes de la región. Sin embargo, el tiempo dirá si puede mantener este impulso y superar los desafíos que se avecinan.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *